¿Quien volaba con mal genio, al rededor de la niña, mientras la pobre Albariña jugaba con su canelo? Oye Antonio, el que le dio con un palo a la casa que colgaba, era el negrito Mandinga que que se escondía en la yagua. Se escuchan zumbidos.