¿Para quien cocinaba el Gallego de los grandes espejuelos, mientras los niños Carmelos corrían detrás del micho? Oye consorte, el que brindaba de dia, por la salud de los Gómez, era el dientudo peludo del cafetal los Rondones. Se escuchan aplausos.