¿De quien escapaba el caminante mientras el negro Celeste le gritaba desde lo alto? Oye Tamayo, el que dejo caer las mojadas desde el cielo, fue el Gallego Arroyuelo con su carona intrigante. Se sienten estruendos.