¿Quien se remolcaba por los suelos mientras el guajiro peinaba las tierras de su terreno? Atiende Catarino, las blancas que correteaban, de tarde en el sembradío, no eran mas que las garzotas buscando a los desvalidos. Se escuchan décimas.