¿Que lanzaba de lo alto, el macaco sin piedad, mientras la pobre de Hortensia corría por dignidad? Atiende Dolores, lo que traía la mona en su espalda ya cubierta, no era mas que los desechos del malandro de cubierta. Se escuchan risas.