¿En donde se encontraba el bufón cuando la bailarina Gertrudis deleitaba a su publico en la función vespertina? Atiende Alemán, los enanos que corrían escapando del punzón, no eran más que los vejigos del cornudo Pantaleón. Se escuchan aplausos.