¿A quien pico el arácnidos, con su aguijón punzante, cuando el guajiros andante se escondía de su amante? Mira Pancho, la que serbia la sopa, en la casona dorada, no era mas que la esposa del yeguero que bailaba. Se escucha un guateque.